.
  CARTA DE UN BOMBERO A SU HIJO
 
CARTA DE UN BOMBERO A SU HIJO

Extraido de www.bomberil.cl
 
Hoy tomas la decisión de vestir la misma cotona que llevo hace años,
Nunca creí que llegaría este momento, yo sé del costo que tiene esta labor,
Del esfuerzo que requiere y se los riesgos que se corren.
No puedo negarte la posibilidad de vivir esta vida,
De correr ante la necesidad de la gente,
O pedirte que no te levantes a medianoche.
Han sido muchas las veces que me oíste acudir al llamado de las sirenas,
Y hoy, tú decides vestir la negra guerrera que llevo en el corazón.
Solo le pido a Dios que te proteja cada vez que tengas que salir,
Le pido a Dios que vuelvas de cada incendio que debas concurrir.
Ahora sabrás lo que se siente tender la mano.
Lo que llena el alma cumplir con esta tarea,
Cuando proteges un hogar, cuando salvas una familia, cuando
Los niños asombrados abren sus ojos a tu paso,
Sabrás lo que siente el pecho cuando en marcha salen
Sin premeditación aplausos de la gente que nos ve.
Pero conocerás también la decepción de no poder socorrer,
Sabrás, que no siempre podemos hacer todo lo que deseamos,
Que si bien luchamos, a veces la garra de la muerte nos recuerda
Que tan solo somos humanos, hombres que ante ella no podemos.
Ahí brotarán tus lágrimas, será la primera vez que sientas la impotencia,
Cuando a pesar de tu preparación, de tu velocidad y técnica
El destino selle fríamente el andar de tu persona.
Nunca pensé que llegaría este momento, en que te convirtieras en hombre
En que siguieras los pasos que yo he pisado.
Tendrás que llevar tus manos, tu pecho, tu mente clara.
No podrás mirar a quien le haces el bien,
Somos los llamados a servir a todo a quien nos necesite,
No podrás llevar prejuicio sobre tu espalda.
Quizás, llegue el momento en que coso a coso tengamos que luchar,
El momento en que el fuego muestre sus dientes ante nuestros ojos,
Si bien seremos uno más de la compañía, debo decirte que
A pesar del negro de tu chaqueta, o lo similar de los cascos
Siempre sabré reconocerte como mi hijo.
Me enorgullece verte jurando ante esta nueva misión,
Sabrás de penas y alegrías, sabrás de mi dolor y mi risa,
Seremos cómplices ante el enjuiciamiento de los demás.
Pero hoy te vistes con una nueva guerrera, y serás más que mi hijo
Serás mi camarada.
 
 
Gustavo Olivares T.
Voluntario de la 21ª Cía. del Cuerpo de Bomberos de Santiago
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=